lunes, 23 de diciembre de 2013

UNA PUERTA AL FINAL DEL PASILLO V




Martes 2 de marzo de 2010

Ha pasado un mes desde mi primera visita con la ginecóloga...un mes, esperando la visita en patología mamaría...un larguísimo mes, lleno de contradicciones y miedos.

¡Sólo quería descansar...me sentía agotada, y esta era mi primera visita!
- ¿María Teresa Segura...? ¡ ya puede entrar!
- ¡ Dales caña...! - me dijo Joan.
Él no quiso entrar, me conoce bien, y sabe que no me callo ante lo que me parece injusto.
Al entrar, un médico me recibió muy amable y sonriente.
- Hola Teresa...¿Cómo está...?
- Pues a eso vengo, a que me lo diga usted - le dije.

Empecé a hablar y a preguntar que como era posible que haya tenido que esperar un mes para que me visitara.
- Pero mujer, no se preocupe que esto suele pasar, a mujeres de su edad que les salgan bultos en el pecho...
- ¡No. Para mí esto no es normal...! - le dije.
- ¿Es normal, que un bulto crezca cada día más?
¡¡¡ después de lo que se sufre, por no saber que es esto...no se puede ni imaginar, la rabia y la impotencia que se siente, cuando te dicen que usted ya ha visto los informes pero, que tengo que esperar a que me visite!!!
¡¡¡Yo, no quiero pasar delante de ninguna otra mujer...pero esto, esto no es una visita rutinaria...una visita rutinaria no es cuando se pide una prueba especial como es esta...!!!
Dígame doctor ¿quién decide las visitas? ¡Porque no me dirá que son esas chicas que están ahí fuera...porque sí es así, es que entonces el problema de que la sanidad no funcione es mucho más grave...!!!

No podía parar de hablar...no quería salir de allí sin haberme desahogado, necesitaba decirle todas aquellas cosas, todo lo que durante aquel mes había acumulado...no quería callarme nada.

- ¿Pero por qué se enoja conmigo mujer...? ¡Si yo no tengo la culpa!
- Entonces, ¿quién la tiene...? - le dije, muy...muy enfadada.
- Verá Teresa, hay que seguir un protocolo...
- ¿PROTOCOLO...? ¡ esto, ( le dije al mismo tiempo que señalaba con mi dedo a mi pecho) no entiende de protocolo...esto, ha crecido y me duele...!  ¡Dígame...! ¿hasta cuándo tengo que esperar más para poder dormir por las noches...? ¿cuánto tiempo más tengo que esperar para poder descansar y dejar de tener esta angustia y esta ansiedad, por no saber que es esto que tengo aquí...?
- Tranquiiiilaaa... Que esto no será nada.

En ese momento no pude contenerme y le dije:
- Lo malo, es que la enfermedad en la piel de otro se ve muy diferente.
Reconozco que fue un golpe bajo, y al momento me arrepentí de haberlo dicho. Le dije muchas cosas todas como protesta...pero, esas palabras le hicieron daño. Estuvo mal...muy mal.

Él siguió hablando:
- Yo tengo aquí la petición de su médico de cabecera.
- ¿Y la petición de la ginecóloga del centro médico con los resultados del PAAF no la tiene? - le dije, extrañada .
- ¡No...! ¿Le han hecho una prueba...? - preguntó.
- Sí...me hicieron una prueba y por eso se solicita una biopsia...¿ me está diciendo que sólo le ha llegado después de un mes la petición del médico...?
¡ pero, si  llevé el resultado para que la doctora los viera y los enviara por mensajería aquí...!

Saqué los análisis de mi bolso y poniéndolos encima de la mesa, le volví a preguntar si no los tenía.
Me dijo que no...que no los tenía, y pidió a la enfermera hiciera una copia.
- Pero tranquilicese Teresa, hay que volver a hacer mamografía y ecografía...
- ¡Ah no...otra vez mamografía no. Esto ha crecido y me duele muchísimo, tanto que no me puedo tocar...yo ya no aguantaría las placas...me haga una ecografía que para eso están.
- Bueno...vamos a ver que es...tumbese en la camilla -me dijo con una sonrisa
Mientras lo hacía, la enfermera me habló bajito:
- Ellos no tienen la culpa.
- Entonces, ¿ quien la tiene...? - le pregunté.
Ya tumbada en la camilla, el doctor puso sus dedos sobre el bulto...apenas lo rozó con los dedos y tuve que contenerme para no dar un grito de dolor...
¡ Dios mío, que dolor más fuerte! Parecía como si me hubieran clavado algo en el pecho, supongo que fue el cambio de mi cara, porque vi como cambiaba también su cara, yo me puse pálida, pero él, al momento perdió la sonrisa de su rostro. Sin darse cuenta me había dicho que aquello no era nada bueno.
Me vestí y me senté de nuevo delante de él. Después de preguntarme varias cosas dijo:
- Será mejor que llamé a un colega...para que él también de su opinión.

A los pocos minutos entró otro doctor por una puerta que había detrás de la mesa...
¡ Madre mía...(pensé al verle) otro no...pero si es un crío...!
- A ver, - me dijo muy serio- póngase en la camilla por favor
Y otra vez tuve que quitarme la parte de arriba y tumbarme en la camilla.
El se acercó con la intención de volver a tocar el bulto...pero le advertí que me dolía mucho. Y entonces lo hizo con mucho cuidado.
Le pregunté el porqué me dolía, y me dijo que podía ser un grano inflamado y que por eso dolía. Su cara, me decía también que aquello no era un simple grano, pero lo quiso hacer con diplomacia y mucho cuidado para no herir.
Tenía a los dos frente a mí... Y apenas hablaron entre ellos cuando me dijeron que pidiera hora para una analítica, y a radiología para la biopsia...y que si en una semana no me la habían dado, que me presentara delante de aquella puerta sin pasar por el mostrador.

Ya no me quedaba duda...de pronto todo fueron prisas.
Al llegar a casa, cogí mi coche y me dirigí hasta el centro de salud...me acerqué al mostrador y esta vez me atendió otra chica.
Quería saber porque mis informes que se suponía habían salido hacia 15 días hacía el hospital, aún no habían llegado...quería saber dónde estaban.

- A ver, espere un momento por favor que llamo al hospital - me dijo
Después de varios intentos, habla con una compañera del hospital y esta le dice:
- Sí...están aquí, pero aún no tienen fecha de visita.
- ¿ qué...? ¡cómo que aún no tienen fecha de visita...!!!
¡ Acabo de salir de la consulta del doctor y esos informes se enviaron hace 15 días...!!! -dije enfadada
- Entonces, ¿ que hace con los informes ? pregunta mi compañera...Porque claro, si ya ha tenido la visita...
Me la quedé mirando y estuve a punto de decirle:
- ¡ Dile a tu compañera que se los puede llevar cuando vaya al WC...!!!
Sí...me contuve, Dios, como me contuve, y entonces le dije:
- Que haga con ellos lo que quiera...
-¿Pero que hace con los informes, los tira o qué... ?? - Insistió.
-¡Que haga con ellos lo que quiera...el médico ya los tiene...!!!

Salí del centro...estaba muy indignada y ya no me quedaba ninguna duda...
seguiría escribiendo mi carta de protesta, y no me importaba el tiempo que necesitara para terminarla.

martes, 10 de diciembre de 2013

UNA PUERTA AL FINAL DEL PASILLO IV




Viernes 12 de febrero de 2010

Recibo una llamada desde el centro médico de L'Escala confirmando una consulta con la ginecóloga del centro para el 3 de marzo, confirmandome que sólo tiene consulta los miércoles.
-¡¡¡Madre mía ...pero eso son demasiados días!!!- le dije- no puede ser antes, es que es urgente, necesito una biopsia urgente yo no puedo esperar tanto...!!!
Insistí que tenía que ser un error y que no entendía tanta demora. Pero, mis suplicas no sirvieron para nada.

Mi médico de cabecera me dijo que si no me llamaban o no iban rápidos que le llamase por teléfono. Y así lo hice, al día siguiente le llamé para decirle el día que tenía consulta, y él me dijo que tampoco entendía porque tan tarde.
Volvió a tranquilizarme y a decirme que no me preocupara que todo saldría bien y que el ya había enviado todo.
Así que esperé hasta el miércoles siguiente día 17 y desde el trabajo llamé al centro médico ( quería hablar con la doctora) pero me dijeron que la doctora no se ponía al teléfono. Entonces, expliqué de nuevo mi situación a aquella otra chica y me dijo que llevara los informes y que se los pasarían a la doctora porque era ella la que me tenía que enviar a patología mamaria del hospital de Figueres. También me dijo que como ya eran más de las 10'00h. De la mañana y estos informes salen por vía mensajería, no saldrían hasta el día siguiente.
Cuando salí del trabajo a las 13'00h. Llevé todo lo que tenía al centro médico y una vez allí insistí en hablar con la doctora para explicar personalmente lo que me pasaba...
- ¿Cuando termina la visita la doctora? - pregunté.
- A las tres -me respondió.
- Bueno, pues me espero...no me importa esperar hasta que termine, sólo será un momentito y así puede saber mejor lo que es.
-No, la doctora ha dicho que deje los informes que ya los mirará -me dijo.

Volví a sentir aquella presión dentro de mi...algo me aprisionaba el pecho y volví a notar y a perder el control de mis nervios. Salí de allí temblando y llorando de nuevo...aquella doctora no quiso ni tan siquiera hablar conmigo.
Y mis temores de que no iba a ser fácil crecieron aún más.
Me fui para casa a comer y a explicar a Joan lo que me acababa de pasar.
Ya por la tarde y a la salida de la comunidad donde trabajo me acerqué hasta el centro de salud, (que además está casi al lado) para comprobar y asegurarme de que aquellos informes habían sido leídos por la doctora; esta vez era otra chica la que me atendió y después de decirle que tenían que salir por mensajería, se dirigió hasta una bandeja que había detrás de ella y me los enseñó...ante mis dudas, me indicó una nota adjunta con la firma de la doctora y me dijo que saldrían al día siguiente por la mañana.

El jueves 18, recibo una llamada de consultas externas y confirmando mi visita en patología mamaria para el 2 de marzo.
¡No me lo podía creer...! pero Dios mío, que estaba pasando?
Insisto a la chica que tenía que ser un error...¡insistía e insistía de que aquello no era una simple visita...Que no era una visita rutinaria...que yo, tenía un bulto en el pecho y que se me pedía una biopsia...
Me dijo que era a través de mi médico de cabecera y que el doctor que me tenía que visitar ya había visto el informe y que sí, que vio que ponía urgente, pero que tenía que esperar.
Al día siguiente, vuelvo a llamar a consultas externas, pero por más que insisto no tengo  nada que hacer...entienden mi problema, pero me dicen que hay que seguir "EL PROTOCOLO".
Yo no podía comprender como prima más el protocolo que el estado de una persona;
Ni presentando informes y análisis, ni solicitando visita preferente, ni urgente ¡Todo para  nada...porque es mucho más importante seguir "EL PROTOCOLO"...!!!

Ese mismo día, llamé también a "Atención del paciente". Explico mi problema y una señorita muy educada me contesta:
- Perdone, pero aquí sólo se atiende reclamaciones y quejas.

Después de todo esto mi desesperación ya no tiene límites y después de sentir miedo, ansiedad y nervios, se añadió  también la impotencia.

Me paré a pensar y a reflexionar en todo lo que me estaba pasando...yo que nunca me he callado ante las injusticias...yo que siempre he luchado con la palabra, no me podía quedar callada, ni mucho menos parada y entonces decidí que ya que me había tocado luchar por mi vida...también lucharía por mis derechos. 
Y a partir de ese momento, comencé mi lucha también contra el sistema...
Al día siguiente volví al centro médico y pedí a la chica que había en ese momento los nombres completos y los número de colegial de la doctora y de mi médico de cabecera...y empecé a redactar mi carta de protesta.