miércoles, 25 de septiembre de 2013

UNA PUERTA AL FINAL DEL PASILLO




Hace ya más de tres años que me diagnosticaron cáncer de mama, y he estado pensando mucho en sí debería explicar cómo fue y como afectó a mi vida.

Cuando creé este blog...Lo hice con la intención de hablar y de explicar a otras personas que, el cáncer ya no es sinónimo de muerte...que es posible vencerlo, y que la mejor arma para vencerlo es ahuyentar el miedo. Sé, que no todas las personas lo ven igual...Y tal vez, haya quien se sienta ofendido por alguna de mis explicaciones...Por esa razón pido perdón con antelación, pues nada más lejos de dañar a otras personas, que quizás si lo hayan o, estén pasando mal con el cáncer.

Alguien me dijo una vez... _Que porqué había dicho en mi blog que me habían practicado una mastectomía, porque eso era algo muy personal_...Sí, quizá tenga razón y es algo muy personal, pero pensé que no tenía nada de qué avergonzarme...No, no me avergüenzo, ni tampoco quiero dar lástima...
Sólo quiero ayudar a todo aquel que quiera hablar del cáncer sin vergüenza y sin miedo. Explicando su experiencia y como lo supera...
Hablando con otras personas que quieran hacer comentarios o, que busquen consejos para hacer que los tratamientos (quimioterapia, o  radio) sean más llevaderos.

Cuando yo me detecté el bulto en el pecho el 31 de enero del 2010, una losa inmensa cayó sobre mi...Ese día el mundo entero... ¡mi mundo, se vino abajo...!

Tengo la necesidad de hablar...De explicar mi estado de ánimo, mis miedos...
Tengo la necesidad de contar como mi vida ha cambiado; el cáncer no es bueno...No, no nos vamos a engañar pero, yo personalmente tengo que agradecerle que me hiciera mucho más fuerte...Que me diera la fuerza suficiente  para vivir el día a día como si fuera el último. Y ahora que vivo la vida desde este lado...Ahora, que he podido comprobar cómo se vive desde los dos lados...Ahora, quiero explicarlo, y si mis palabras sirven tan sólo por un día de consuelo ¿por qué no...?

Este apartado en mi blog, es para que todas las personas (hombres, o mujeres) que tengan la necesidad de hablar sobre su experiencia, lo pueden hacer.Pero también, para todas la personas que tienen  algún familiar, o amigo con cáncer, porque la mayoría de las veces se sienten perdidos...
Sin saber que hacer, o que decir.
Creo sinceramente, que una forma de vencerlo es no tenerle miedo...
Y pienso que se consigue hablando de el sin temor.
Yo lo he podido comprobar, es mucho más llevadero para todos.

Existe una puerta al final del pasillo...Y podemos llegar hasta ella.
Ese día, la abriremos y la cruzaremos, y nunca más la volveremos abrir. 




16 DE MARZO DE 2010

 Hoy es martes y son las 10'45h. De la mañana.

 _ ¿María Teresa?, ya puede pasar.
  _ ¡Hola, buenos días, _dije mientras me dirigía hacia el doctor, el cual puso cara de sorpresa al verme.
 _Yo ya le había visitado antes ¿verdad?
 _Sí, -respondí- el día 2 con el otro doctor; verá, es que esta visita me la aplazaron  hasta el día 7 de abril, y yo sólo quería saber el resultado de la biopsia que me hicieron el  pasado día 8 
 _ Bueno, siéntese María Teresa.
Y tras un profundo respiro el doctor me dijo:
 _Verá, se han encontrado células madre
Yo le miré, y sin saber que significaba le pregunté:
 _ ¿Cáncer? 
 _Sí, siento ser yo quien le dé la mala noticia, pero tranquila que lo vamos a quitar...Todo irá bien.
 _ Lo sé  -le contesté-  
El doctor, fue escribiendo en el ordenador al mismo tiempo que me daba citas para diferentes pruebas (  tac, resonancia,  radiografía, analítica, electro, visita con anestesista...todo previo a una intervención)

Este fue el momento en que mi vida cambió radicalmente, porque en ese preciso momento una paz inmensa recorrió todo mi cuerpo y respiré profundamente...
Por fin podría dormir, ya sabía que tenía, y también sabía que no podía hacer nada por evitarlo...
No, no podía sacarlo de mi cuerpo, lo único que me quedaba era aceptarlo.    

lunes, 23 de septiembre de 2013

CASTILLO DE ARENA


Estoy encarcelada en la torre más alta
de tu castillo de arena.
Custodiada por gigantes de hielo
cerraste todas las puertas.

Detrás de la fría noche...

El sol espera el ocaso,
Y La luna, con su inerte sombra,
me ofrece sus lágrimas rotas.

los fantasmas arrastran las cadenas del pasado

y se despojan de sus ropas,
cubriendo mis lágrimas con harapos blancos...
Tejiendo en mi alma una tela de araña.

Postergada sobre un lecho de paja,

esperando a que el sol abra las puertas,
languidece mi cuerpo...
Por entre las grietas de las paredes muertas.